​ÉL HACE A LOS DÉBILES, OSADOS COMO LEONES | World Challenge

​ÉL HACE A LOS DÉBILES, OSADOS COMO LEONES

Jim CymbalaFebruary 9, 2019

El rey David quería edificar el templo en Jerusalén y crear una magnífica edificación para Dios, pero el Señor le dijo que no sería él quien lo haría. En lugar de ello, el Señor escogió a su hijo Salomón. Todos los funcionarios de Israel se reunieron en Jerusalén y David anunció el plan de Dios. “[Dios] me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios” (1 Crónicas 28:6).

La elección de Dios fue clara. Parece simple, ¿verdad? David ya había recibido los planes de construcción del mismo Dios y recolectó la mayoría de los materiales necesarios. Todo lo que Salomón tenía que hacer era comenzar. Pero justo allí es tan a menudo el lugar del fracaso. David entendió el desafío que enfrentaba su hijo. A lo largo del capítulo, lo vemos animando a Salomón: “Esfuérzate, y hazla” (v. 10). Y: “Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová” (v. 20).

A pesar del hecho de que Salomón fue la elección de Dios y que tenía instrucciones completas y todos los materiales necesarios, aún tenía que superar el miedo que nos paraliza y produce que no actuemos. El versículo 10 dice: “Y hazla”. Nadie está diciendo que no habrá oposición ni problemas, pero es a través de la impartición de fe y confianza del Espíritu que podemos ser valientes y avanzar con la obra que Dios nos ha llamado a hacer.

Dios nos ha llamado a todos a algo. Jesús dijo acerca del momento en que él regresará: “Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo” (Marcos 13:33). Pero debido al miedo, no siempre hemos avanzado para hacerlo.

El Espíritu Santo es más poderoso que nuestra timidez y es más grande que nuestro miedo o rechazo o fracaso. Su poder hace que los más débiles sean tan osados como un león (ver Proverbios 28:1).

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

Download PDF